miércoles, 11 de abril de 2012

Hasta los mismísimos de velos y caminatas

Jopepelines, mira que estaba yo feliz cual perdiz con eso de irme a Estambul, pero la plasta de la Baquero y el muermo (sólo por esta vez )de Ignacio I el Grande han querido culturizarme en plan bestia, vamos hacer una "inmersión cultural en profundidad" , así que servidora ha acabado mismamente hecha unos zorros. Vamos, que ni repajolera idea tenía una de que su visita a Constantinopla iba a consistir en hacer la maratón de mezquita en mezquita, de museo en museo y vuelta a empezar. Que sí, lo reconozco, que una debe ser muy burra joé, pero he terminado de minaretes hasta... Sí,  hasta allí mismo.

Imaginate el plan:  6 de la mañana up, lánzate a por el desayuno, yogur y más yogur y pastelitos llenos de miel y hojaldre, se llaman valclavas o algo así, y con las manos aún pegurrutiadas por la miel lánzate a las calles a hacer una excursión al más allá, vamos mismamente a Hagia Sophia. ¿Pero no íbamos a ver Santa Sofía?  me quejé yo. La respuesta, un cocotón de mi hermano acompañado de la frase: Niña, no seas mema que eso es Santa Sofía. Ah!... exclamé yo, jolín, pues podían ponerlo más claro. Cocotón y medio más tarde llegamos a una fila larga, larguísima... Más bien interminable. Sí,  aquella era la fila para visitar la iglesia-mezquita-museo. Uff aquí nos van a dar la mil, pensé para mí.Y acerté. Tres horas después empezó la función. Que si te quitas los zapatos, que si te pones el velo cual ursulina,que si visitas mil y un rincón polvoriento. Y dale que te pego a  las escaleras, que arriba que abajo, que vuelta a subir.  ¡Oh, no, nos hemos dejado de ver un mosaico! Pues otra vez  a trepar escaleras para ver, más bien adivinar, al rey no sé que... Y venga japoneses que te atropellan y dale con los americanos que te espachurran y tú que te haces pis. Oye mami,  aquí por casualidad no habrá un servicio. ¿Un servicio en este momento, pero niña es que no tienes sentido común? me soltó la muy desaprensiva de mia mamma, escandalizada porque el arte me la trajese al pairo. ¡Seráaaaa...! Así que meándome viva continúe viendo lámparitas, farolillos, vitrinas... hasta que llegó la hora de... ¡Joé, si de visitar la Mezquita Azul! Ah, no, por ahí si que no pensaba pasar, así que poniendo mi cara más mustia, y apoyándome en una columnata por la que se pasa un dedo y te concede un deseo, solté a voz en grito. Sí, pues me meo aquí mismo. Y como mi madre sabe que una es de muelle flojo, mia familia al completo emprendió  zafarrancho para dar con un servicio donde la niña pudiese desaguar. Y lo encontraron claro que lo encontraron, pero allí no había taza, sólo un agujero en el suelo, con dos muescas, tipo suelas, para que pusiese los pies. Desaguar desagué, pero me meé los pantalones, las zapatillas, los pies... Me pringué hasta las pestañas. ¡Qué merde! ¡Que guarrindongada! me quejé amargamente... mientras mi madre me miraba con ojos de urraca. Jo, y cualquiera se lava las manos aquí, solté yo, mientras le echaba el ojo a un lavabo que debía ser del tiempo de las Cruzadas. Y así, asquerosa y humedita y con las manos empaquetadas entre kleenex,  me llevaron al hotel para que me cambiase de ropa. Si es que el que con  niños se acuesta... le oí decir al mastuerzo de  bobo-Nacho. Le miré con mi mirada de hielo, pero el muy gilipuá no se congeló.
Todavía estaba en la ducha cuando mi oído barrunto una nueva amenaza: ¡Y mañana a la torre Galata! Pues esta vez servidora irá con dodotis, dije alto, muy alto, pero para mis adentros. .
Si  quieres más informasao sobre mis holidays-maratón te espero mañana. ¡Ciaooooooo!

2 comentarios:

Leire dijo...

Jajaja(perdón que me ría es que es una historia muy graciosa). A mí me pasó algo parecido: cuando fui a Lisboa estábamos en una cafetería y había una fuente, entonces me puse a andar por el borde de la fuente y me caí de culo, y lo que más me fastidió fue que unas señoras que estaban allí tomando café se rieron de mí. :(
Adiós :*

Andrea ;) dijo...

Que eres una exagerada!! Vale que tengas pis,pero que no es para tanto...ademas, seguro que todo era muy bonito. Besos