viernes, 10 de octubre de 2014

Home sweet home... o casi.

Pues sí, aunque que no me hablo con el mundo en general ni con my father en particular,  estoy de my mother hasta los mismísimos y paso total de resto de my family (bueno de mi abu no, la pobra  ahora está en las Chimbambas) y a Baby no la cuento en plan family family, oye jopelines que es un dog,  tengo que reconocer que cuando volví a entrar en mi casa... y vi mi cuarto y mi ordenador, ¡Y MI BLOGGGGGGGG... ! me dió como un repeluzno. Oye, pero si hasta me temblaba un ojo, y una oreja y la mano derecha y yo que sé...  ¿Por la emoción...? Bueno....  o a lo peor por el mosqueo... Uffffff... porque mira que hay que ser... anda una perdida en el más allá, missing total,  y sus friends no le mandan ni un cochino mensaje, ni una pajolera foto, ni una triste word.  ¿Pero es que nadie me ha echado de menos, joé? ¡No te molaaaaa.....!  Ya empieza a ponérseme el ojo cuco otra vez. Y dale con el tembleque. Nooooo, si yo rencorosa no soy, pero tengo una memoriaaaaaaaaaa. Ahhhhh y a mí el que me la hace me la paga. Te  lo juro por la cruci.


Tu (ex)amiga Marta

No hay comentarios: