domingo, 17 de febrero de 2013

Marta contra Los Sinsangre

Jopelines, la mia mamma al final me pilló el armamento y, después de ponerse como una loca y de gritar a los cuatro vientos que una estaba como las maracas de Machín, tiró la merde de Baby que yo había reservado para el bombardeo y me dejó una semana sin ordenador, "por guarra".

¿Pero para qué guardas semejante marranada? me preguntó la Baquero con cara de chichinabo. Yo intenté explicarle el caso de Los Sinsangre, una panda de macarrones que nos robaban los bocatas, los paraguas y hasta los deberes... ¡Ahhh sí...! exclamó la muy desconfiada, ¿o sea qué los deberes también...? Mira Marta, a otro perro con ese hueso y quiero todos tus deberes al día. ¿Me has oído? ¡Cómo no te voy a oír, si me estás dejando sonotone total con tus aullidos!, le grité alto, muy alto, pero para mis adentros. Luego murmuré que aquellos tipos se iban a enterar, que  les iba a dar una tunda de aquí te espero, que iba a organizar una batalla campal. Y la tipa me oyó, joé. Ehhhh, gritó la Baquero a punto del repeluzno, no quiero oír ni una pa-la-bra de que le pegas a nadie. ¡A nadie! , repitió la muy muerma. ¡Y a Los Sinsangre, tampoco! Luego se dio la vuelta dejándome con la palabra en la boca.. Vamos que no pude decir ni mu.

No pensaba reanudar yo aquel día el ataque de Los Sinsangre, encima sin armamento, pero eso de que me dé órdenes la Baquero... es que me pone de los nervios, así que si ella no quería ni oír hablar de guerras, yo iba a organizar la mundial.  Me dirigí al colegio en plan chulapa, mirando al personal por encima del hombro; tanto mirar hacia arriba me comí dos bordillos y casi me machucó un pie.

Cuando llegué frente a la verja del cole los vi. Estaban afanándole el bocata a Luli, una gordita de 1º de ESO, a la que encima le soltaron un machucón. Ehhhhh, ehhhhhh, grité yo como una posesa. ¡Quietos parados que aquí estoy yo!. ¡Anda, mira, si viene por allí esa birriosa, la reina del kung-fu! ¿La birriosa era yoooooo? Me lancé a por aquel tipo en plancha, le largué un patadón y el tipo trastabilleó y se dio un mangazo que ni te cuento. Entonces, me senté sobre su espalda, le doblé el brazo y se lo dejé a la virulé. ¡Birriosa yo, eh patituerto! le solté a aquel mendrugo.

Los cinco Sinsangres restantes se quedaron quietos parados, mudos por la impresión...  ¡Al que se acerque le machacó! insistí yo ya crecidita. Oye y con las mismas los tipos salieron corriendo raudos como conejos. La verdad es que no esperaba yo causarles tanta impresión. Estaba yo ufana cual rana, cuando alguien tiró de mí. ¡Vamos chica, deja al chico en paz! ¡Pero habrás he visto a esta cría, esta debe ser de la banda de Los Sinsangre!, les oí decir. No te mola, era una pareja de municipales que andaban de ronda frente al colegio.  Ehhhh, ehhh, ehhhhh, me quejé yo, que los Sinsangre son esos que se están dando el piro en sus mismas barbas, jolín.  ¡Eso, eso...! ratificó la gordita.

Al final me dejaron ir, pero a puntito estuve de acabar en el trullo, por formar parte de una banda. Jopelines, es que una ya no puede ser una ciudadana modelo. ¡Narices! Y eso no es justo. Joé.

Marta guay

3 comentarios:

Andrea dijo...

Olé,olé y olé! Así se hace! (lo de dejarse pillar,no,se entiende) ^^ Estoy muy MUY orgullosa de ti Marta, pero un consejito:
Si vas por ahí de ciudadana modelo,primero mira si los polis están en la otra punta 'la ciudad,¿entendido?

Besitos

Super Detectivescas dijo...

Jajaj,me encanta :3

Marina dijo...

Ja,ja,ja,ja , Marta eres la mejor.
Basicos.
Marina