jueves, 29 de mayo de 2014

¡Adieu Nefertiti, adieuuuuuuuuuuu!

Andaba yo más bien moscona mirando a mi abu como al bies - no tenía muy claro si era ella o la egipcia la que estaba sentada en el salón-  cuando de pronto la doña se fue hacia  la cocina y se preparó un tazón de sopas de leche con cartolas, vamos a rebosar. ¿Sopas de leche? me dije con el cuore palpitando al mil por mil, porque, que yo sepa, las egipcias no tomaban sopas, ¿oh sí...? Tú que sabrás listilla, me largó mi otro yo,  que últimamente andaba mudo total, mirándome con ojos de tiroriro.. Ahhhhh, ¿pero has vuelto...? so vendida, le solté en pleno careto. Y yo que pensaba que andabas missing por Alfa Centauro o más allá... Es que últimamente estoy en plan zen, me largó la muy cursi como haciéndose la interesante... ¿En plan zen...? farfullé... y mientras una aquí lidiando con Nefertiti. ¿Con Nefertiti...? ¿Has dicho con Nefertiti...? Tía a ti se te ha ido la pinza... Nefertiti... je, je, je... Oye guapita... si has vuelto para despiporrarte de mí con las mismas puedes irte a las Chimbambas... ¿A las Chimbambas....? ¿Has dicho a las Chimbambas...? Oye, pues si no soy bienvenida me largo... que yo estaba tan pichi bamboleándome en el éter. ¿En el éter...? repetí con un soniquete más bien sosón. Es que hay que ser sinsorga... joé... Estaba a punto de soltarle/me un sopaviron en medio del occipucio, a ver si espabilaba,  cuando mi colodrillo me mandó un mensaje en clave: ¡Pero Marta, hija, no seas mema, deja a esta ploma en paz, que aquí la que importa es la abuela. Ahhhh, of course..., me  dije, mientras le atizaba un eye a la doña que seguía allí dale que te pego a los sorbitos de leche. Oye y lo hacía con tanto entusiasmo... uuuugggggg, uuuugggggg, uuuuggggg.... que de pronto comprendí que aquella sí que era mi abu, mi abu de verdad. Ahhhhh... ehhhhhh... grité para mí y para el world en general, mientras me lanzaba a por ella en plan kamikaze y le atizaba un achuchón de órdago a la grande. Venga, abu, morroña, que aunque seas medio egipcia te quiero... me oí decir, antes de dejarle bien clarito:  Siempre que me devuelvas mi escarabajo, eso sí. Oye... y entonces mi abuela me miró con una cara un pelín rara... y soltó un ji, ji, ji, más bien siniestro... y de su boca  empezó a salir como una especie de humo grisssssssss... que formaba volutas con símbolos.....¡egipcios....! Pardiez.  Estaba yo allí, mirando hacia el cielo como una pavisosa, cuando mi abu encendió la tele y murmuró en plan colegui: Oye hija, ¿quieres que veamos juntas Sálvame...? ¿Sálvame...? repetí casi sin resuello.  Y entonces si que me quedé medio patitiesa y casi me da otro flux, porque aquella era una prueba irrefutable de que mi abuela había vuelto. No, si ahora entiendo que la pobre Nefer se haya dado el piro, le dije,  porque hay que ser muy momia para tragarse Sálvame.  No, mi abu, no me dijo ni mu, solo me miró, me miró y me miró... Y con esos eyes de fuego... cualquiera le reclamaba el talismán.


Tu amiga la pobra Marta (Ortíz, of course)


Palabros, palabrejas, palabritas....

Sálvame: un programa de tele más bien mustio, en el que se despellejan vivos sinsorgos, primaveras y pelujetas. ¿Qué no los has visto...? Ufffff más vale, joé.

lunes, 26 de mayo de 2014

Muda y quieta cual farola

¡EHHHH......Estoy aquíiiiiiiiiiiii1  Sí,  pero solo un poquito... porque la Baquero, vamos my mother, no me quita el ojo de encima... Ni a mí ni a mi ordenador... Es que lo tengo forbidden total.  Todo porque Ignacio I, (ni grande ni milks), me la tiene jurada, joé. Por una gilipuallez.... por darle un tapabulloncito a mi abuela... Jopelines pues que la doña no se transmute en momia egipcia... que una no es adivina... ni meiga ni augur... Y mi abu ya tiene una edad... casi como Nefertiti... esa tipa del ojo al bies, je, je, je, je... ¿Que yo he dicho que la abuela era una momia? ¡Falso, falso, falso de toda falsedad....! No , si encima el mambrú de  sapo-apestoso Nacho...  achuchará  a my father y me caerá la mundial.... Y encima se ríe por lo bajini cual hiena (ji, ji, ji....) ¡No te mola...!  Suerte la mía. Jopelines.... joéeeeee....

Marta enclaustrada

miércoles, 21 de mayo de 2014

Vivo sin vivir en mí

Voy dos pasitos detrás de mi abu todo el rato... La vigilo cual hurón. Ahhh y en cuanto se descuida me planto ante sus narices y la miro a los eyes con ojos de rapaz... ¿Será ella o the other? Cualquiera lo sabe, joé. ¿Pero hija...  vas a dejarme en paz?, va largándome la doña por las cuatro esquinas...  Ufff... que sin vivir...  Y encima my father anda con un mosqueo de órdago a la grande y no hace más que repetirme que haga el favor de dejar a mi abuela traquilita. ¿Y si vuelve la momia, porque yo la he visto en sus retinas...? le replicó. ¡La momia...! ¡La momia....! masculla. "De esto tiene toda la culpa la televisión. Tanta serie de zombies, tanto draculín"... farfulla entre dientes. Mas vale que no ha dicho ni word del ordenador... porque me temía lo peor. ¡Ah, Marta... y no quiero verte ni una tarde más jugando con el blog. Que con el ordenador tampoco hay que pasarse" ¿Quéeeeee....? Jopelines... ¿Me habrá leido el pensamiento...? ¡Esto es.... esto es... crueldad mental! le he contestado a punto de atragantarme con tanta e, antes de soltarle muy digna: Pues que sepas que ya no vas a ser para mí Ignacio I, el Grande, nunca jamás.  ¿Y él....? Él, vamos, my father, así a secas, olvídate de lo del big for ever and ever, no me ha dicho ni esta boca es mía. Vamos, ni mu. Si es que hay que ser...

La pobra Marta

lunes, 19 de mayo de 2014

Una sombra...o un si es o no es.

Llevaba una toda la noche dale que te pego al colodrillo a los pies de la cama de mi abuela, pensando en su movida con la pobra Nefertiti... -porque a mí, en el fondo, la momia empezaba a darme más bien pena- cuando al fin mi abu abrió el ojo. Oye...  abu, no es que quiera atornillarte, pero vamos desembucha que necesito saber todita la verdad, le largué yo en plan metralleta, en un pis pas. Y su respuesta...¡silencio sepulcral!. Vamos, vamos, cuéntame ya... No seas lenta, insistí en plan plomo... pero la doña ni me miró ni nada..., y siguió muda cual farola.  Puse  los ojos en plan besugo y acerqué un poquito más mi nariz a su careto....¿abu....? ¡Abuuuuuuuuuu! grité.  Y entonces sí que me miró, pero con unos ojos negruzcos y vacíos... y narices... en ese mismo instante me di cuenta de que algo raro pasaba allí... porque los eyes de la doña estaban más bien al bies... y miraban muy fijo... pero como al más allá. ¡Jopé abu... jopelines, joé... !grité yo desmachetada total. Porque aquella no era mi abuela... aquella era la momia de la Nefer que se había instalado en su body. Lo sentía. Lo sabía....Lo sé. ¡Uaaaaaaaaa.... !pegué un gritó. ¡Devuelvéme a mi abuela! o te machuco la peluca y te mango el áspid, grité en plan alarido a la vez que zarandeaba a mi abuela cual maraca.... Y de pronto mi abu  volvió en sí... Pero hija... que me voy a marear de tanto ir palante y patrás...  farfulló. ¡Uyyyyyyy que voy a perder hasta el oremus!, añadió.  Entonces, en pleno vaivén,  hizo acto de presencia my father, alarmado por el griterío, o eso dijo él: ¡Marta, ¿qué haces...? ¿Le estás pegando a tu abuela...? Bueno yo..... no... pero sí, le respondí rauda cual centella ! Mira -le susurré al oído en plan cotilla-  es que no era la abuela... se había apoderado de ella una sombra... la sombra de Nefertiti..., le aclaré.  ¿Nefertiti...? ¿Tu abuela Nefertiti....? ¡Jo--- !(tachado, tachado, tachado....) ¡Esto es la -----! (tachado, tachado, tachado) ¡Nacho!,  bramó finalmente Ignacio I el Grande, dile a tu madre que llame ahora mismo al tal Kitchner y le pida una cita para ya. Ahhhh.... y que le haga una tila a Marta bien cargada. ¿Qué pasa, que a la niña le ha dado una crisis vital...? sentenció sapo-apestoso Nacho con muy mala milk.  Oye, primaveras... no te pases, que te doy un sopavirón y te mando a recolectar gambusinos a Alfa Centauro. ¡Uyyyyyy que miedo...!, ¡Qué terror...?, me respondió haciendo como que temblaba cual hojuela ¿Vas a pegarme a mí también?, gimoteó el muy mambrú.  Estuve a punto de sacar la mano a pasear... pero....gluppppppppp, tragué saliva y sonreí en plan señorita de Merimé, vamos una cursi de merde, en cuanto me percaté de que my father me estaba lanzando unos dardos visuales de aquí te espero. Miré a mi hermano y le prometí una venganza feroz... después miré a mi abuela... y mi abuela me miró a mí....y ohhhhhhhhh... sus pupilas, negrassssss cual ciruelas, se apalancaron en mi entrecejo y me quedé flácida cual acelga y lánguida cual calamar... porque mi abu volvía a andar missing. Jopelines, joé... la Nefer había vuelto. Estaba mismamente ALLÍ.

Marta más bien al bies.

Aclarasao:

Pobra: Pobre, en femenino. Joe, es que hay que hablar con propiedad..
Perder el oremus. Que te dé un bajón.
El tal Kitchner: Mi loquero particular

miércoles, 14 de mayo de 2014

Nefertiti 0/ Mi abu 1.

Si te decía yo que mi abu era la pera limonera, ¿oh no...? Pues que sepas que también es la bomba mundial. No es por tirarme el moco pero yo ya me barruntaba que aquí la anciana, hablo de mi abu of course, se traía algún asuntillo entre manos, algún asuntillo más bien turbio... ufffff;  pero lo que a servidora ni siquiera podía pasársele por el colodrillo era que la liga de los sin bata (de la tercera edad, eso sí, je, je, je) iban a emprender la caza de la Nefer como si se tratase de un tigre malayo.  Que te lo juro, joé. Pues aunque no te lo creas es la puritita verdad. Llegaba yo ayer a my home con un mosqueo de órdago a la grande porque el muy........ (tachado, tachado, tachado) de mi profe de mates me había puesto un INSUFICIENTE, así con mayúsculas; no, eso no me mosqueó, hasta allí todo era normal, pero el pedazo de..... (tachado, tachado, tachado)  además había puesto una notita en rojo al margen de mi examen en la que me largaba un mensajito:  Marta, ¿por qué no lees los problemas, antes de machacarlos.... ? Síiiiiiii, él muy cenutrio ponía machacarlos no  resolverlos.... ¡Será gurrumino el muy mambrú! Bueno, a lo que iba.... que andaba una pensando en sus cosas, cuando al caminar por el pasillo de my home, de pronto, zas, me di de golpe con una caterva de centenarios que andaban deambulando por mi casa con botas, caza mariposas y salacots... ahhhh y armados con una red gigante que ocupaba medio hall. Pero abu... ¿qué vais de caza?, le largué yo entre risitas de esas sopilacias, tal que así, ji, ji, ji. ¿Cómo que caterva de centarios?  oí repetir....- pero monina que yo aún no he cumplido los 76!, masculló un abuelete con un bigotito bicolor. María, atízale a esta mocosa, aunque sea tu nieta!, largó la más atrevida, con una redecilla que le sobresalía de la nariz.  Yo ya me estaba poniendo farruca, por si alguno quería soltarme un tapabullón, pero entonces mi abuela que andaba medio en trance nos mandó callar: Pssss. psssss. silencio,  ordenó muy firme. Psssss. dejad trabajar a la artista, añadió, en un toniquete de lo más plus. Y de pronto ¡bummmmmmm!, le atizó a la pared un mandoble con un frasco de cristal y en un tris le puso la tapa.. al frasco, jopelines, no va a ser a la pared. Yo me temí lo peor, vamos que a mi abu se le hubiese ido la pinza for ever... pero de pronto la doña me miró con aire triunfador y aseguró a voz en grito: ¡La he pillado. Ya está aquí....! ¿Que está aquí quién..?, pregunté yo..., incauta de mí.   ¿Pues quien va a ser? ¡Nefertiti... ! respondieron todos a coro. Y entonces si que casi me da el despiporre total... Ja, ja, ja, así que habéis pillado a Nefertiti... y con un frasco de cristal.... Ju, ju, ju, seguí partiéndome viva... eso sí, solo un poquito.... porque en ese mismo instante aquel frasco cambió de color y de su interior comenzaron a salir chispas, rayos y centellas y se escuchó un ruido extraño y algo empezó a vibrar... y sobre la pared apareció el reflejo de un ojo pintarrajeado de negro, junto a una corona y un áspid.  Oye y a servidora se le mudó la color... y eso que una no sabe lo que es la palabra miedo... y me entró como un escalo-calor, tipo canguelo, que por poco me da un pampurrio...  Entonces, una voz de ultratumba nos acoquinó con un mensaje en clave ( simbolito, simbolito, simbolito) que según mi abu, que ahora va de translator, quería decir: ¿Quien viene a disturbar la paz de mi morada...? Y mi abu largó, muy suya: "Pues yo", así sin más. Entonces, como que a la Nefer le dio un repente y se oyó un ¡uyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy....! que me puso los pelos como escarpias, y el ojo, la corona y el áspid se fueron a pabirrio. Ahhhh  y mientras la panda de centenarios huía despavorida por los pasillos, mi abuela se quedó allí en medio, tan pichi. Y yo detrás, escondida tras su refajo. ¿Y la Nefer? La muy momia  ya no dijo ni mu. ¿Abuela? le espeté yo... Abu...¿qué narices ha sido eso...? le pregunté. Pero mi abu no andaba para zarandajas. Mañana, Marta, mañana... que hoy ha sido un día muy largo. Y allí me dejó con dos palmos de narices y un tembleque como el del baile de San Vito. ¿Tendré una abuela super heroína..? ¿Habrá pillado de verdad a la Nefer? ¿Me devolverá mi talismán? No tengo ni repajolera idea... pero mañana en cuanto abra el ojo pienso hacerle el tercer grado... vamos que voy a atornillarle hasta que me largue toda, todita la verdad.

Mas news tomorrow.

Diccionario Ortíz

Caterva: mogollón
El baile de San Vito: Meneito constante que haces cuando te aturullas... o cuando tienes ganas de hacer pis.
Zarandajas: Paparruchas
Espeté: Inquirí, pregunté
Canguelo: ¡Que miedo..!
Tris: Pis, pas... minutejo
refajo: la falda mismamente
Salacot: gorrito birrioso del explorador
Pabirrio: Irse a la estratosfera... o más alla.

sábado, 10 de mayo de 2014

Abus unidos jamás serán vencidas.

¿Que por qué no escribo en el blog?  Joé, porque lo tiene pillado mi abu. Es que hay que ser...Ahora en cuanto me descuido, zapa, allí está ella dale que te pego a la tecla. Le ha entrado una fiebre investigadora que ni te cuento...  Está...está como desmachetada, jopé. Claro que a veces pienso que le viene bien, porque  ha reverdecido como los arbolitos y además se le han puesto los ojos cantarines. ¡No te mola, si ahora hasta se aparta el pelo de la face con mis pinzas de colores! Y me ha birlado los pendientes de cuentas... El otro día le di el cante porque me había mangado mi diameda de flores... y  eso ya es too much, no? Que una cosa es tener una abu moderna y otra que parezca Miley Cyrus... No, todavía no se ha puesto en porretas. ¡Pues hasta allí podía llegar la cochina amistad! Abu, que tampoco hay que pasarse... le digo yo... que a la que le han robado el talismán es a mí y aquí la investigadora soy yo..., insisto con muy mala milk,  pero la doña no se acochina... que va.. on the contrary, se me pone farruca y me suelta: Mira, hija, hay cosas que son de mayores... y lanzándome una sonrisita un tanto mema se da el piro dejándome allí, más planchada que un lenguado. No sé que trapicheos se trae entre manos, pero  desde el día en que la Nefer me robó el escarabajo cuasi mágico - yo sé que ha sido ella y mi abu también-  se ha dedicado a escribirle a media humanidad contándole nuestras cuitas y pidiéndoles colaborasao para recuperar al volátil coleóptero. Pero si hasta ha montado un club: Abus unidos jamás serán vencidos, una especie  de liga de los sin bata pero de la tercera edad, dedicada a desfacer entuertos. Oye y funciona... , con eso de que todos son medio momias (si llega a los oídos de mi abu negaré, negaré y negaré haberlo escrito) han hecho como una peña y todos se escriben y se mandan recaditos ...  y van largando news...  Que si en el museo de El Cairo ha empezado a surgir una sombra sospechosa... que si en París han robado un sarcófago... que si un famoso collar anda missing en el British...(el museo británico, en London, que todo hay que aclararlo, narices). Entre tú y yo,  me barrunto  que tienen un plan para pillar a Nefertiti con las manos en la masa... pero mi abu no suelta prenda...   ¡A lo mejor quiere darme una sorpresa...? O a lo peor, me está haciendo luz de gas... ¡Seráaaaaa.....!

Bye, bye, arrivederchi, adiueuuuuuuuuuu



Marta mosqueada 

viernes, 2 de mayo de 2014

Pero es que nadie ha visto mi escarabajo, joé

Mi talismán anda missing y nobody me echa ni una manita para encontrarlo. Jopelines, joé... y luego diréis que sois mis amigas/os.... Es que hay que ser... Pues os juro por la cruci que yo otra cosa no seré, pero rencorosilla.... sí.

Vuestra CASI amiga Marta