jueves, 16 de febrero de 2012

Que se chinche San Valentín

No sé a ti, pero a mí en San Valentín nadie me mandó flores. Que digo flores... Nadie me envíó ni una cochina flor. Qué narices, tampoco recibí bombones. Ni tarjetas, ni sms, ni nadie me felició en Facebook. No, si ya sé que es todo una cursilada, joé pero es que una también tiene corazón. ¡Pero si hasta mi padre le mandó una orquídea  a la muerma de la Baquero! Ah y a mi abu le llamó Rogelio y hasta lerdo-Nacho recibió un mensajito de esos bobalicones con mucho amor.

Y estaba tan hasta los mismísimos, tan harta, tan mustia, tan cabreada que al final me hice el regalo yo. Le mangué 20 euros a Nacho, que se chinche por mandurrio y por ligón, llamé a Supercort y me envié una piruleta gigante con forma de corazón. Ah y puse un cartel bien grande, para MARTA, de su rendido admirador.

Joé y me llegó en plena cena y dejé a la concurrencia patitiesa y muda por la emoción. Y  yo como si tal cosa, con la mirada perdida y la melenita al viento como esa lacia de lo que el viento se llevó.

Ah y como largues ni media te enteras. Que el que avisa no es traidor.

5 comentarios:

Andrea ;) dijo...

Yo tampoco recibi nada... :( Pero no hay que preocuparse!!! Tu sonrie siempre,niña!! Y disfruta de tu piruleta... Besitos Marta

Anónimo dijo...

Bueno, Marta, algo es algo... Yo tampoco recibí nada... :(

Marta :) dijo...

A mi tampoco me regalaron una maldita flor. Lo malo es que en plena clase del insti empezaron a repartir claveles ¿y a mi?Ninguno :((
Pero bueno... besitos :D

Anónimo dijo...

Jajaja, Marta, me encantas, soy tu fan. Me encanta tu personalidad, eres la caña.

la xula dijo...

D K ABLAIS??