martes, 22 de mayo de 2012

Qué lío con Li

Tengo como dos ojos achinados pegados en el mismísimo cogote. Joé. Este cochino Li ha venido dispuesto a darme la vara y ahora, mire por donde mire, sólo veo chinos y más chinos. Me empieza a patinar la neurona, pero es que después de la barrila que me dieron mi padre y el inspector Requejo con los peligros sin cuento que habíamos corrido mezclándonos con la mafia china, una que no es miedosa, sino pru-den-te, está más bien acoyonada. Y todo por culpa de ese traidor de Li. El tipo apareció un día en mi clase, y después de darle un par de lecciones de idioma, entró a formar parte de Detectives sin Fronteras. Jopelines, fue él quien entró a investigar en El Dragón de Jade, lo elegimos más que nada por el tema ocular, bueno también por el idioma, pero podía haber entrado yo misma haciéndome la china muda, -eh, sin risitas- si no hubiese sido porque tengo los ojos "del colol del cielo" y porque mi pelo es más bien rubio y como que en China para nada... Por eso entró el mambrú de Li. Y luego el muyyyyyy... nos contó una historia que ni Agatha Christie. Vamos, un cuento chino. Jolines, según nos largó después el inspector Requejo,  el tío resultó ser hijo del dueño de El Dragón, vamos un miembro del clan de los Chang, unos mafiosos de tomo y lomo. Y ahora el muy mangurrio vuelve al planeta Tierra ¿Qué querrá...? Yo por si acaso estoy ojo avizor y chino que se me acerca, chino al que le atizo un cocotón. Ayer por ejemplo, al salir de casa se me puso a la altura del ojo una tipa regordeta de ojillos de ojal  y antes de que dijese ni mu le hice un pase de kung-fu y la dejé patitiesa. Luego resultó ser la dueña de la tienda de comestibles de la esquina. ¡Una señora muy amableeeee.....! según la petarda de la Baquero, que me hizo bajar a pedirle perdón millón y medio de veces. Es que está estresada con los exámenes, le dijo mientras me miraba con ojos de huevo. Perdónela señora Ming. Yluego me soltó un chorreó de los de aupa. Que si estaba tonta, que si ahora me íba a dedicar a atizarle kung-fu al vecindario? Yo puse cara de naranja amarga y a puntito estuve de contarle lo de Li, pero luego lo pensé mejor y me quedé callada cual cerrojo. A ver si vas a largar lo de Li  y luego esta muerma no te deja salir de casa, me dijo mi otro yo. Y por una vez, y sin que sirva de precedente, estuve de acuerdo.  Así que a partir de ahora si quieres verme no busques a una tipa rubia, más bien bajita. Bueno bajita sigo siendo, joé, pero he cambiado de look: llevó una peluca negra, larga y lacia y unas gafitas de sol con corazones que me ha prestado mi amiga Cari.  Es más que nada por lo del incógnito. Vamos, para pasar desapercibida. Corto y cierro. Marta

3 comentarios:

Andrea dijo...

Vaya hombre... venga Marta, que confío en ti para que sigas viva!! un besito

lylybomba dijo...

Tranqi marta que eso se arregla facil guapi!!!
BESOS!

sofi_8 dijo...

Aver lylybomba! tu cuantos añitos tienes?? uapa??? esque parece que quieres q marta te quiera solo a tii! Y ESO NO ES ASII! EGOISTA! =(
si vas a si por la vida, lo unico que vas a encontrar son PROBLEMAS, CHICA! ASI KE AYA TU! BESOS PA TI MARTA, COMO NO...Jeeje