viernes, 2 de noviembre de 2012

¡Qué rollo de Halloween!

No, si ya sé que luego dirán que una es rara, joé, pero a mí eso de andar por ahí con los dientes colgantes, con el ojo mustio y la pierna renquean te como que no me va.  Ah y tampoco me mola ni media vestirme de mujer pantera, ni de lady Gaga ni siquiera de una de las Monster High. Pero por qué narices tengo que salir a la calle hecha una monstruita, eh le solté yo a la Baquero cuando la muyyyy se puso de uñas porque servidora se negó en redondo a  participar del jolgorio-gore que medio vecindario había organizado en el jardín. Lo tuyo son ganas de llamar la atención, me largó la muy muerma antes de soltarme un discurso de esos que duran una eternidad: que si la fiesta es muy divertida, que si a todo el mundo le gusta,  que luego te quejarás de que te llamen... Que a ver por qué no vas a ir tú si van todos los adolescentes del barrio, Bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla. Ah y pronunció adolescentes, como si estuviese diciendo in-cons-cien-tes. Hay que tener mala  milk. Le miré con ojos de abejaruco y a puntito estuve de soltarle cuatro cosas: señora, déjeme en paz, pero entonces sonó el timbre de la puerta unas dos mil veces: riinnggggggggg,  ringggggggggggg, riiinggggggggggg; y 1997 veces más; y tras el repetitivo soniquete  se oyó un ¡Ay Jesús! y un pataplaf. Era mi abu que se había quedado patitiesa al ver la cara sangrante de un tipo con un puñal tipo farola que le atravesaba el gaznate de parte a parte. Venga abu, despierta, que es un disfraz  le gritó el muerto viviente de Nacho a mi pobre abuela. Abuela que soy yo, volvió a decir  mi lerdo-hermano que acababa de volver al hogar. Y la doña abrió y el ojo y casi lo vuelve a cerrar, cuando mia mamma le atizó un golpe de abanico en plena ceja. Venga, vamos, mamá despierta, repetía la Baquero, dale que te pego al vaivén.  No si eso es de lo más divertido, metió baza Marta mustia. Sí, es  para partirse... lancé malévolamente yo. De esta, el año que viene me disfrazo. Y la Baquero, con ojos de acelga pocha, me miró lanzándome dardos envenenados pero no dijo ni chitón.

3 comentarios:

Alisson Rumsfeld dijo...

Yo también tuve que ir por todos los edificios a pedir chucherías, pero lo bueno es el botín que te llevas después de ir. Aunque justo me cuadraron las Convivencias por la mañana, que son como unas olimpiadas. Entonces estuve de 9:00 a 4:00 corriendo, saltando y demás. Por encima después a esos 5 edificios con 4 pisos cada uno y casi la PALMO. La verdad es que iba de muñeca diabólica, pero mi cara mustia ya daba miedo por si sola, en serio.*-*. Al día siguiente me levanté y cuando me froté los ojos, pude observar que todavía tenía maquillaje pegado al lagrimal. Me sorprendió bastante. Bueno, adiós:

Tu fan Nº1,

Lía D.F.

Andrea dijo...

Yo no me disfrazé... :( Por lo que veo,tu Halloween fue increíblemente ¿guay?¿original? emmm... ¿qué pegaría con tu Halloween,Marta? ¿desastroso? ;) Besitos

Super Detectivescas dijo...

Hola cuando se va a hacer un peli de Marta la Rara porque yo me presento al casting es genial me encanta porfa que se haga pronto.Bicos ;)