sábado, 19 de octubre de 2013

Y se me fue la olla. Otra vez

El otro día, cuando iba contando mis andanzas por New York y estaba a puntito de largaros mis aventura con la fauna local,  me dio como un flux y me lié a hablaros de mi amiga Rosita, sí esa que espitinglea como los mismísimos yanquis. Y es que no "cupe en mi de gozo" - esta es una frase más bien antigua que dice mi abu, pero que a mí me mola mogollón- al saber que tengo friends en las Américas. Joé y es que no es para menos. "Friends en las Américas..." Joé, joé, joé. Sí, lo reconozco estoy ufana cual rana. Claro que todavía sigo esperando a que alguien me envíe un cochino mensaje y me diga como narices se dice parteperas al otro lado del charco. Que es que lo mío es el Lenguaje, así con mayúsculas y darle a la húmeda al por mayor... así que me rechincha que la gente no me entienda, pero aún me fastidia más no entenderles yo a ellos. Si es que se te va la olla, pedazo de cenutria, me ha largado Marta mustia en mi mismísima oreja. Si es que tú crees que la gente de hace caso, pero pasan de ti, como de aquí a México D.F., ha recalcado la muyyyyyyyyy pavisosa, para machacarme aún más la neurona.  Lo tuyo es envidia cochina, le he answerado yo, mosca cual fly lanuda, a la vez que le lanzaba un languarinazo con doble tirabuzón que me ha atizado en medio del colodrillo. Uyyyyyyyyy ha gritado mi otro yo. Uyyyyyyy, he gritado yo seguidito, poniéndome la mano a la altura de la nuca. Nunca aprenderé que una no puede atizarle a su otro yo, así como así. Como mucho como mucho, puedes ponerle de hoja de perejil,  pero nada de sopavirones que luego se te queda el coco al jerez.
Es que últimamente no doy una. ¿Ultimamente....???  Je, je, je. ¡Que te calles que te atizo! Dame, dame si te atreves... ¡Narices, qué duro es tener que estar todo el día discutiendo con una misma! Y luego se extrañarán de que pierda hasta el oremus. (Esta frase también se la he copiado a mi abu, porque suena tope chic)

¿Pero no ibas a hablar de la fauna de New York?

Gluppppp. Bueno, ejem...., pensándolo bien,  lo dejaré para otro día.


Marta. Y punto.

1 comentario:

Andrea dijo...

De verdad, hija, discutir contigo misma ya es raro, pero pegarte a ti
misma es el colmo de los colmos ^-^

Y esto de que por culpa de tu numerito con tu otro yo no nos cuentes lo de la fauna esta de NY me parece fatal, fatal... jajaja claro que quedas perdonada por la imagen que se me acaba de ocurrir de ti pegándote a ti misma... :D

Un beso