miércoles, 22 de enero de 2014

¡Soy una estrellaaaaaaa....!

Bueno.... o casi. Que sepas que estoy a punto a puntito de convertirme en una estrella de la TE-LE-VI-SIÓN. Así con mayúsculas.  Ayyyyy.....uyyyyyyyy. Uffffff.... que i-lu-sión. ¿Que si ha sido por mis méritos detectivescos...? Pues más bien no. No, tampoco ha sido por ser una intrépida viajera, ni por tener doble personalidad, ni por perseguir al malvado Chang, ni por ser amiga de Cari- que tiene lo suyo- ¿Me vas a dejar explicarme de una repajolera vez, joé? Mira, voy a convertirme en toda una estrellita de la tele, así de la noche a la mañana, por pasear a Baby. Je, je, je. ¡Y mira que refunfuñé...! El caso es que iba servidora anoche por la rúe, dale que te pego a Baby....:"a ver si meas de una vez pulgosa, que nos van a dar las mil y me voy a perder "Master chef junior"... Que o corres o te endoso ya el Dodotis... que si esto, que si aquello, que si lo de más allá, cuando la tipa por una vez me hizo caso y regó medio jardín (y un poquito de acera, eso sí...). Miré a izquierda y derecha por si había por allí algún mirón inoportuno y como no vi en la calle anyone, después de atizarle un tapabullón en pleno lomo por guarri, tiré de Dodotis y se lo calé mismamente hasta las orejas, -porque una siempre cumple lo que promete y si dice que a Baby la pasea con Dodotis, pues la pasea con Dodotis y punto-. Fue justo entonces  cuando oí un chirrido tal que así: pppsssssssssssssssssss y de pronto se plantificó ante mí.....¡Guauuuuuuuuuuu! Bueno, vale Baby, bien, ante las dos (estoy hasta los mismísimos de tener una chucha reivindicativa. No si al final, la pulgosa se va a afiliar a UGP). Con este parloteo hasta se me va el hilo, jopelines... Bueno iba yo con lo del psssssssssss.... ¿no? Pues allí mismito se paró un coche de la tele, si de esos que parecen una ranchera gigante, con antena parabólica incorporada y dos mil antenitas a la altura del cocotón. Yo, al principio, pasé de ellos,  bastante tenía una con volver a amarrarle el pingajo de papel a la meona de Baby, porque  ya lo tenía a la altura de la yugular de tanto tirar y tirar, pero entonces oí un tipo de cancioncilla celestial: ¿ Oye guapa quieres salir en la tele... ? Di un respingo por la emoción y de lo más profundo de mi gaznate salió un síiiiiiiiiiii, que casi me deja sin respiración y a punto estuvo de dejar patidifuso al tipo en cuestión. Me atusé los pelos,  me aticé un pellizco en el moflete para mejorar mi color... me coloqué el abrigo... me centré las gafas, que las llevaba tal que al biés...y sonreí...sonreí como  una gilipuá. ¿En la tele...? ¿En la tele...yo? me oí decir  con una vocecita cursilinda, tipo Marta Mustia. Sí tú, mujer. Vamos sujeta a tu perrito, me largó el driver, mientras el cámara nos apuntaba con su gran ojo de cristal. Traté de atrapar a la chucha, pero la tía que estaba mosca cual fly dijo que nones, vamos que guauuuuu,  y salió pitando hacia el portal. Corrí cual guepardo, la atrapé en un pis pas y con el flequillo sobre el ojo izquierdo miré a cámara en plan Angelina Jolie... vamos, en plan mujer fatal ( Pues no, no le perdonó a esa zanquilarga lo de Brad Pitt, que una es rencorosa y punto).  Tranquila, mujer, tranquila... ja, ja, ja, se despiporraba el cámara. A ver, dime ¿cómo te llamas ... ? Me llamo Marta... dije yo. ¿Y tu perrito...? Oiga que no es un perrito... que es una chucha pulgosa... y se llama Baby, las dos con b, puntualicé yo, haciéndome la interesante.  Y así seguimos, dale que te pego a la húmeda, que si cuántos años tenía... que a qué cole iba... que si tenía hermanos.... Y yo poniendo posturitas y morritos y caídas de pestañas. Que si ahora me giro hacia la izquierda, que si me sujeto la oreja, que si me echó el flequillo hacia atrás... Andaba una en pose total, cuando un grito de ultramundo cortó mi primera experiencia televisiva: ¡A cenarrrrrrrrr! Pues sí, era la Baquero, mi dulce mamá. Ya va... Ya va..., dije yo para mis adentros, para mis afueras y para el mundo en general. Parece que te llaman, me anunció el pedazo de adivino... Vale... bien... me voy ¿Pero cuándo salgo en la tele? acerté a balbucear. Puede que mañana, o tal vez pasado. Tienes que estar atenta al programa Mi mascota y yo, de la 2. (De TVE2 se entiende)  Subí a mi casa dando brincos cual cabra loca, llevando a la pobre chucha en plan volátil de escalón en escalón.  ¡Voy a salir en la tele, voy a salir en la tele!, grité a los cuatro vientos en cuanto llegué al hall. ¿Qué vas a hacer... de florero...? me espetó un gusano apestoso de cuyo nombre no pienso acordarme ni por casualidad. ¡Lo tuyo es envidia cochina!, repliqué ¡Y lo tuyo de desternille! Je, je, je, es que estás de atar.  ¡Ya me verás mañana en la tele, pedazo de descreído, le largué como al desgaire... mirando con ojos de acero a aquel mambrú.  ¿Qué pasa aquí, intervino my father. Nada, que la niña dice que va a salir en televisión... ji, ji, ji....le respondió NO SÉ QUIEN. Ignacio I el Grande me miró a los eyes. Marta, cuantas veces tengo que decirte que no le mientas a tu hermano. Miré al muy gusarapo con ojos de tirabeque... y luego le eché una ojeada a my father y, cuando una ya estaba a punto de soltarle toda la historia,  mi otro yo metió baza: ¡Calláte tonta, que a lo mejor se ponen de uñas con eso de que eres menor y no te dejan garbearte por la tele! ¿Hummmmmm......? ¿Hummmm.....? rebobiné mi cerebelo... A ver si la mustia tenía razón... Así que por una vez, y sin que sirva de precedente, le hice caso y mentí, mentí como una cochina trolera. ¿Pero qué dice este mandurrio.... ? ¡Es que está fatal! Eso debe ser cosa del entrenamiento intensivo...dejé caer en plan rastrero.  Mi padre me miró y luego miró a ESE y después a mi otra vez... y el pobre se dio por vencido  y se fue a la cocina a hacer no sé que. ¿Que si cené...? Pues sí, cené con los ojos de mi hermano en el cogote y tragándome hasta mis propias palabras que andaban amontonadas en mitad de mi gaznate queriendo salir, porque yo otra cosa no seré pero discreta tampoco. Claro que en cuanto terminé de engullir la última miguita de pan llamé a mi amiga Cari, y le puse al corriente del asunto. También llamé a Marcos y a Paula y a Andrea y a Irene, mi nueva amiga de Madrid. Ah... y, cuando ya había largado todo lo largable,  me zambullí en el blog para cotorrearle mis hazañas a everybody.  Vamos al planeta Tierra al completo. Ahhhhhh y ojo al parche... si por casualidad has leído mis news no sueltes ni media, no vaya a ser que se entere my family  y me chafe el invento.

Tu amiga ***********Marta *************.

Vale, bien, a partir de ahora también podrás seguir tratándome de tu, porque no pienso darme más pisto, como hacen esas mangurrinas que salen en televisión.


¿Que no me entiendes ni media? Si te pierdes, échale una ojeada al Diccionario de la RAO (Real Academia Ortíz)

UGP: Unión General Perruna.
Mambrú: Bobolindo, gusarapo, mangurrino, mi hermano

Es que todo hay que explicarlo, jopelines.



No hay comentarios: