miércoles, 27 de abril de 2016

¡Ojito al parche...!

Pssss.....psssss....oye... no habrás sido tú la que me has mandado el mensajito, verdad? Como que qué mensajito? Pues el que dice que los Chang andan de nuevo dando la barrila por aquí...Que no has sido tú? Narices y si no has sido tú, entonces, quién ha sido, porque lo de mi amigo Li, his father y el resto de su parentela, sólo te lo he contado a ti. Bueno, también se lo he cotorreado a media humanidad- pero eso no cuenta; porque una amiga es una amiga... y cuando una chafardea un secreto pues la otra tiene que hacer chitón,  vamos que tiene que quedarse muda cual farola. De verdad de la buena que no has sido tú?  Jopé.....

Hummmm. hummmmmm... el caso es que ya me parecía raro que pasease tanto chino por aquí. Ahhhh.... y que todos se parasen ante El dragón de jade. ¿El dragón de qué....? No, si cuando yo digo que nadie me hace ni repajolero caso...Que sí, que ya te lo conté....Es un restaurante chino que había en frente de mi casa, en el que cabían más chinos que en Shanghai. Lo cerraron hace una cataplada de tiempo... vamos que un día  los chinos se dieron el piro- con ayuda policial-  y aquello quedó trancado a perpetuidad. Bueno...a perpetuidad...  hasta ahora... porque empiezo a barruntar que aquí se masca un misterioooooo de los más misterioso. Vamos, como dice mi abu, de los de antes de la guerra. Y eso, sin exagerar.

Hace ya unos días que le dije a mi abu: Jopelines abuela, esto parece la procesión de  Semana Santa, pero en Pekín... -yo lo decía por el desfile de chinos-... pero mi abu se puso importanciosa  y me soltó una languarinazo en plena cocorota: Niña más respeto... que la Semana Santa es la Semana Santa.. Qué chinos ni que chinos... y encima de Pekín... seguía rezongando la doña... Pero mira abu, cuenta, cuenta... insistí yo, asomando medio cuerpo por el balcón. Mira... uno, dos, tres... quince, cuarenta...noventa y seis.  ¿Y cómo sabes que son chinos, eh.... ? me soltó en toda la face. A lo mejor son japoneses, o coreanos... o vietnamitas...? Abu son chinos y punto, grité yo a pleno pulmón. ¿Ya empiezas otra vez con tus manías y tus líos? Señor, señor... que paciencia hay que tener, me sermoneó con muy malas pulgas la mamma de la Baquero. Y con las mismas me dejó tirada cual almohada y se puso a ver en la tele "Muerta de amor" una novelucha con la que gimotea cual sauce llorón.

Ahhhhh.... me dije para mí, me barrunto que los Chang van a atacar de nuevo... Y entonces Marta plasta- vamos mi otro yo-  se puso sonsa total y me soltó a bote pronto: Mira, guapita de cara, deja de una vez por todas tranquilos a los Chang... que estoy de tus aventuras hasta.... hasta.... hasta Alfa Centauro... o más allá. Joé, jopelines, joé... Ssnifff... sniffff. soy una incomprendida total. Pero si ni yo misma me entiendo. Eso sí, servidora sigue ojo avizor....101, 103, 107....

Corto y cierro que ya voy por el 223.

Marta, la Ortíz


No hay comentarios: