jueves, 20 de octubre de 2011

Una espalda de quita y pon

No, si una es como la mucama de esta casa. Tanto dale que te pego a la fregona, tanto tener que acarrear a este chucho pulgoso, léase Baby, tengo la espalda hecha mismamente mixtos. Y no va la muy gumia de mía mamma y le da por llevarme al traumatólogo. Y si al principio aquel  tipejo con su ridículo bigotito, me cayó mal, ni te cuento lo que pensé del muy muermo al salir de aquella birriosa consulta. Anda que al muy... (chiiiiii, como en la tele) le dio por decir que servidora tenía algo así como una corricolosis, o silicolosis o estipolosis... Bueno, puede que dijese escoliosis y la Baquero, además de endosarme un carrito con ruedas de los tiempos de Mari Castaña, vamos de los tiempos de mi abu,  con flores y lazos y unas ruedas del tamaño de Gibraltar, y, después de soltarme la cantinela de que "así no iría tan  cargada al cole", va y me apunta a clase de Pilates. Como si una no tuviese suficiente con llevar gafas de culos de vaso y un repelente  aparato dental .  Y aquí me tienes cargada con la cartera y la bolsa de cuasi deporte rumbo al más allá. Y del Pilates mañana te cuento. Voy a crear una liga de damnificadas del body, vamos de todas aquellas que no nos parecemos a Britney Spear ni por casualidad. Y si no somos mariposas, a lo mejor podemos aspirar a ser lady oruga ¿no?
Si quieres formar parte de mi club no dejes de apuntarte a: "Damnificadas del body. com" Ah! y que conste que yo soy la presidenta. Adiooosss... Te espero...

1 comentario:

lylybomba dijo...

Eso te pasa por quedarte a baby rica! jajajaja