lunes, 21 de abril de 2014

Uaaaaaahhhhhhh.... Al fin free

Estoy, estoy que me subo por las paredes... No me como las uñas porque ya solo me queda como un muñón... Es que... es que... Jopelines, narices, joé... Es que me he tirado siete días encerrada cual hurón en Valdelapera, un pueblo birrioso a medio camino entre Madrid y Vladivostok... Que sí, que es el pueblo de mi abu, jopé, pero vaya pueblo de merde,  por no tener no tiene ni Internet y no funciona el whatsappp... ni el móvil... ni ni ni ni ni ni. No, tampoco tiene cine, y la tele va así-asao, vamos, más bien asao que así, porque aparte de Sálvame y un programa de la 1 que reparte desgracias Entre todos y que presenta una tipa que da grititos y saltos,  como si tuviese 15 años y eso que es una carroza total, no se vislumbra nasti de plasti... vamos, nothing at all.  Y encima después a una le da la depre...y se siente fatal. Si por lo menos hubiese podido ver Ley y Orden... o The Americans o The good wife... uffff. ufffff o hubiese aparecido  una miajita de Ángel, ese amigo mío que está como para quitar el hipo un millón de veces o más. Sí, ese que es igualito igualito que Brad Pitt. ¿Que si se entera Martín? Pues si se entera que se entere, que una está de unos humos que ni la la Baquero, jopelines. Y todo porque era Semana Santa. ¿Y qué culpa tengo yo, ehhhhhhhh? Encima, en ese cochino pueblo no llueve que va... jarrea...un día y otro y otro también... y hay que salir a la plaza con escafandra... y se te pone cara de pez y ojos de besugo.  Además, como a mi abu se le ha ido la pinza  con eso de la investigasao, se ha pasado siete días desfilando por el pueblo disfrazada de hurí, mirando como al bies, y haciéndose la interesante: Que si sus investigaciones esto, que si sus investigaciones lo otro... Y yo allí, de estatua de sal. No te cuento como se ha carcajeado el personal...  Ja, ja, ja, ji, ji, ji, mirad a Doña María... si va de esfinge... le he oído decir a más de un propio mirando a mi abu de través. Y a puntito he estado de repartir sopapos a diestro y siniestro, porque una cosa es una cosa y seis son seis... Más vale que ayer apareció my father y nos trajo de vuelta a Madrid. Yo en cuanto vi su coche me lancé como en plancha al asiento de atrás... y de allí ya no me moví. No salí, ni siquiera para hacer pis. Y eso que Ignacio I el Grande me decía: Marta, que no vamos a salir hasta mañana... pero yo me puse farruca y le largué: De aquí no me muevo y punto. A ver si en una de esas me despisto y me dejas aquí forever and ever.Y yo, lo que prometo lo cumplo... claro que ahora tengo una pierna en plan ocho y la otra a la birulé. Ahhhhh y en cuantito he llegado a Madrid, me he tirado del coche y he subido a mi casa veloz cual cometa.  ¡Ayyyyy... mi chiscón...! Y mi ordenador que funciona... Hasta me ha hecho ilusión volver a ver a la pulgosa de Baby. No, al sapo apestoso de my brother no, que encima el tipo se ha largado a London... ¿Él a London y yo a Valdelapaera.... ?Ahhhh, ufffff. pshhhhhhhh. Y luego dicen que me mosqueo. Esto es... esto es... una cochina dis-cri-mi-na-ción.

Ojo al parche: tengo un mensaje de un tal Hans de Berlín... Y me dice... y yo que sé, si no sé alemán.

Marta súper sulfurada

2 comentarios:

Andrea dijo...

Hola Marta!
Pues hija, no sé de que te quejas, que yo he estado una semana en un pueblo en el que conviven tres gatos y seis cigüeñas.
En fin... ya es fin de semana! :)
Besitos

Paula dijo...

Marta, que hacia un montón que no me pasaba por aquí, y ya te echaba de menos.
Madre mía pues que suerte tienes tú, vaya semana Santa!!
Apúntame a la lista de Súper Marta y Cia. Agencia de Investigación, apúntame a la lista de aspirantes a detectives ayudantes.
Paula A.A.