viernes, 14 de agosto de 2015

Risitas a mí

¿Y tú de qué te ríes, ehhhhh? ¿O es que tu no has vomitado nunca jamás? Además, qué culpa tiene servidora de tener un estómago sensible.

Qué sepas, so mambrú, que Martín ya me sonríe y no me mira al bies. ¡Chincha y rechincha! Y ya lleva su camiseta y sus vaqueros impolutos y sus deportivas también. Síiii.... también le di un repaso al asiento del autobús... y al suelo... y a mis playeras... y a mi rodilla derecha. Es que una, vomitona sí, pero limpia y relimpia también. Narices, jopelines, joéeeeeee.

1 comentario:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.