martes, 24 de diciembre de 2013

Ufffff... hasta los mismísimos de renos y pavos...¡Feliz Navidad!

¡Uahhhhhhh, me he equivocado de casa...! grité ayer como una loca al entrar en la que yo creía my home. Por que aquella no era mi casa. ¿O sí...? Tras el primer soponcio, - ese de ser o no ser, estar o no estar- eché una ojeadita a la puerta del ascensor, que aún seguía que si me abro que si me cierro,  miré el número del descansillo... miré mi llave... y la cara de la Baquero que me miraba con ojos de gusarapo desde un rincón. " ¿Cómo que te has equivocado de casa? Hija, de verdad, últimamente estás fatal!. Y sí,  lo reconozco a veces estoy del ala, ¿pero quién narices iba a reconocer la casa propia llena de muérdagos, pinos, angelotes, cajas, cajitas, bolas, bolitas y renos a mogollón?  A mi madre este año se le ha ido la pinza y ha llenado de renos hasta el salón. Oye, y  todo lo ha conseguido en un plis plas, porque cuando ayer por la mañana servidora salió pitando hacia la rue,  todo estaba normalito... vamos que no había ni un mísero reno asomando la cornamenta desde el hall. Que sí, que ya sé que es Navidad, joé, pero es que una cosa es una cosas y seis son seis. ¿Exagerar yo....? Para empezar,  nos ha endosado un  Santo Claus cantarín montado en un trineo arrastrado por renos a los que se les enciende la nariz que pone de los nervios  a la chucha pulgosa de Baby. ¿Quién va a ser? Mi perra, joé. Vamos, que a cada jua, jua, jua de Santa la chucha responde con un guau, guau, guau y un ufffffffff... uffffff  lobuno que le hace hasta tiritar. ¿Pensará la pobre que está en pleno Ártico? Yo creo que al final le va a dar un perrenque de tanto ladrar. Ahh.... también ha puesto un pino lleno de flores... con renos; y un ramillete de no sé que, con pinitos de cartón y un reno. Y cuatro angelotes tocando la lira, a los pies de una panda de renos y  montañas y montañas de espumillón y velas...con renos...al por mayor.  
Ahhh... no.... eso no es lo peor.... Cuando servidora - hasta los mismísimos de tanto despendole renil- estaba ready para evaporarse hacia el jardín  me di de narices con Ignacio I el Grande,  my father,  y traía bajo el ala... un pavo.  ¡No si a lo peor me ponen pavo para cenar! Pues te juro por la cruci que de esta me hago vegetariana... Ahhhh.... y esta noche solo pienso comer turrón. ¡Sí, hasta ponerme bombiza! Jopelines, joé

Feliz Navidad.....

Marta
Save the turkey and  Renos go home

1 comentario:

María González dijo...

Ja, ja, ja, en mi casa también está todo patas arriba, que se te mete el espíritu navideño hasta por las orejas. Hmmm.. turróóóónnn...
Felices fiestas and happy new year 2014!!
Besoooos.