martes, 10 de junio de 2014

Las momias también tienen corazón. Que lo sepas...

Ejemmm.... Bueno.... Pues sí, lo reconozco, al final le besé. ¿A quién va a ser? A Nefertiti...joé... No sé para que te cuento mis cuitas si luego no te coscas de nada.¡Qué narices.... Ahhh... y además  le di un achuchón de órdago a la grande...  ¿Que qué hizo ella...? Pues se puso como pálida... eso que la Nefer va de negro total... y creo que hasta estuvo a puntito de darle un flux por la emoción.  ¿Qué quieres?  La verdad es que me dio como penita esa momia tan sonsa, así que le pillé como a la remanguillé por uno de los velos y le parloteé a la altura del eye izquierdo: Oye que me ha dicho Horus... que si esto que si aquello... que si lo de más allá. Vamos, que si quieres hacemos las paces. Yo te besuqueo y tú me devuelves el talismán.  Oye y dicho y hecho. Con las mismas, la tipa me dio el talismán y un cintajo lleno de abalorios que sonaban quiticlín, quiticlín, quiticlín... y entonces yo me lancé a su chepa y le besé, le besé y le besé... y le dije: Gracias Nefer... ya veo que tienes corazón...Y entonces ella comenzó a evaporarse.... y evaporarse... y al final se dio el piro intergaláctico...Y allí me quedé yo... flácida cual lenguado... y pocha cual calamar... con mi talismán, eso sí, que ahora, chincha rechincha,  es mágico total.  ¿Que ahora si que quieres ser mi amiga/o...? Es que.... Hay que ser... Lo pensaré.


La Ortíz

No hay comentarios: